Trashuman Trail 2016 (2 etapas de las 3)

13 de octubre de 2016

TRASHUMAN TRAIL 2016
(07-08-09 octubre 2016)


El sueño sigue vivo…

 




El límite lo puede marcar un músculo destrozado, una mala circunstancia o cualquier detalle durante una prueba de la máxima exigencia. Para Pedro y Javi Santos el límite no lo marcó su cabeza, ni ellos de manera consciente. Partían nuestros amigos un viernes desde Fuencaliente para después cruzar Sierra Madrona por la zona del Puerto Abulagoso, Niefla y atravesando un seco Valle de Alcudia con una temperatura alta que acompañaba a los participantes hasta la puesta de Sol. Llegaban a Corral, con Pedro como flamante líder de la carrera y Javi como sorprendente tercero, siendo recibidos por los vecinos a pleno pulmón. 86 kilómetros en el cuerpo, y muchos por delante.

En la segunda etapa llegaban las noticias negativas para GP Phi Polideportivo con la retirada de Pedro, todo un experto en este tipo de pruebas, quien arrastraba molestias musculares desde hacía días, tomando la sabia y dura decisión de retirarse. Javi veía con preocupación como su admirado compañero se veía fuera de la aventura en Luciana, mucho antes de lo imaginable en el peor de los panoramas.

Con malos augurios, el superviviente GP pasaba por zonas áridas, con fango también, y piedras, muchas piedras. Llegada por fin a Santa Quiteria. Otros 84 kilómetros y dos etapas de tres en la mochila. Se veía tercero, increíble a su entender, con opciones claras de pódium entre gente experimentada con curriculums que incluían metas como la de Peñalara, el Trail de Portugal, la UTMB… El sueño se acercaba a la realidad. Retuerta, Cabañeros y el complicado pantano de las Torres de Abraham. El cajón estaba a tiro después de todo, …y la meta, a poco menos de 30 kilómetros. Pero un azote del destino en forma de piedra rebotada impactaba en la tibia y en la esperanza de Javi. Nuestro compañero lo intentaba pero finalmente se derrumbaba roto a llorar. Una amarga retirada que le impedía entrar contento en la tercera línea final, la definitiva, para abrazar a su hija.

Pero no sería derrotado. Como no lo fue Pedro. Porque la derrota sería no seguir soñando con retos como el de hoy. Es más, se ganaban el respeto de la pequeña comunidad que los participantes y organizadores formaban en estas duras jornadas de esfuerzo e ilusión. Un luchador no siempre triunfa en competición, pero siempre pelea. El sueño sigue vivo. Ambos continúan con la voluntad de pelear por esta meta. Estamos orgullosos de vuestro esfuerzo y del intento. Nos vemos en la próxima!

0 comentarios

Deja un comentario

Archivos

Categorías

¡Suscríbete a nuestra NewsLetter!

Te mantendremos informado de todas la novedades, crónicas y noticias del PHI Grupo Polideportivo.

Pin It on Pinterest

Share This