Cross Nocturno. La Luciérnaga de Otoño. Malagón

01 de diciembre de 2013

LA LUCIÉRNAGA DE OTOÑO. CROSS NOCTURNO. 6 KMS.
(30-11-2013)   (A falta de fotos en acción, que facilitará la organización)

Esta historia va de compañeros, aunque no lo sean de equipo. Y es que Rafa, nuestro capitán, se inscribía en esta carrera de Malagón porque su compañero de trabajo César Rivera, una de las figuras del Almagro Trotón, así lo hacía, y el segundo se apuntaba porque Rafa a su vez le animaba a ello. Explicado con menos lío: unas horas antes de la carrera, el uno le decía al otro: “si tú vas, yo voy”. Y fueron, desde luego tomando desde ese momento muy en serio su participación.

César y Rafa al recoger su dorsal

Andaba César algo escaso de motivación días atrás. El joven atleta ha progresado muchísimo -una barbaridad de hecho- en muy poco tiempo, y ahora empieza a sentir con pesadumbre que cuesta mejorar sus ya notables registros. No en vano, hablamos de un hombre capaz de correr en poco más de 1 hora y 21 minutos el medio maratón, o los 10 kilómetros en 00:37:12. Llegado a estas marcas, rebajarlas requiere de un salto a otros niveles. Rafa no es capaz, por ahora, de acercarse a esos tiempos, pero sabe encontrar motivaciones propias y ajenas hasta debajo de las piedras. Su efecto sobre César sólo podía tener un resultado posible: ponerlo al vapor antes de la prueba. Pronto le convencería de que no era una quimera obtener un trofeo, dada su calidad como atleta. Esforzarse en ese empeño sería todo para él en esta tarde. Rafa, por su parte, no tendría otro objetivo que hacerlo lo mejor posible, que siempre es un empeño mayúsculo, y a lo máximo que puede aspirar una entidad consciente.

Un GP de pura cepa

 

Y el trotón César, ciudadrealeño del Almagro

Ambos llegaban con mucho tiempo a la localidad de Malagón para hacerse con su dorsal, calentar adecuadamente y adaptarse rápido a la situación de frío y oscuridad que vivirían en una carrera muy particular, pues se correría por caminos de terreno complicado sin más iluminación que la que ofrecerían los frontales que la organización entregaba a los corredores. Ni que decir tiene que estas circunstancias tan peculiares no acompañan para firmar espectaculares registros. César y Rafa no tenían muy claro si sería posible acercarse a su máxima capacidad durante los 6 kilómetros de los que constaba la prueba.

Convencidos de tomar con responsabilidad la carrera, como merece cualquier prueba, los dos compañeros calentaban a conciencia estudiando rivales entre los 90 participantes. Entre todos destacaba Miguel Vera, de Fuente El Fresno, actual campeón del circuito provincial de carreras populares de Ciudad Real. Siendo realistas, ese atleta está en otro escalón, así que salvo circunstancias extraordinarias, ganarle era prácticamente imposible. Sin embargo, quedaban otros dos puestos en el cajón por los que pelear con posibilidades reales. En la categoría femenina se vislumbraba una favorita evidente: Rufina Donoso, de Almagro. La verdad es que era una pena que nuestra Fátima no pudiera asistir a esta carrera, pues salvo Rufina, más fuerte que la Gacela hasta que no se demuestre lo contrario, ninguna otra atleta se acercaba a su categoría en esta noche malagonera. En este sentido, Rafa apostaba por Rufina, y se lo hacía saber, y ésta, pese a no querer creérselo, pues nunca había ganado la general en una carrera, cumplía a la postre con el pronóstico para alzarse con una victoria que le sabía a gloria.

 

Volviendo al momento de la carrera, la organización nos dirigía hasta la salida a las afueras de la localidad a un trote controlado. Una vez allí, y tras una pequeña parada sobre línea de salida, se daba el pistoletazo a esta carrera tan especial. Desde el primer momento, César salía con el grupo de cabeza, entre los que se distinguían corredores poco experimentados que minutos después se zamparía un Rafa en constante progresión durante los 6 kilómetros. Así, alimentándose de corredores desfondados, nuestro compañero encontraba un buen ritmo y mucho ánimo pese a la oscuridad y las dificultades del terreno. Por adelante César libraba su particular batalla, avanzando desde la cuarta posición para finalmente sobrepasar al tercero y lograr un pódium celebradísimo. Enhorabuena amigo, te lo mereces. Esperemos que lo disfrute y valore en su justa medida.

Mientras César andaba festejando para sí su tercer puesto, pronto se sorprendía al ver aparecer en la recta final la cabeza plateada de nuestro Rafa, quien llegaba a meta en plena aceleración en un notable 00:24:01, tiempo que le valdría para ser noveno de la general. Su carrera de menos a más le dejaba con buen sabor de boca, acrecentado obviamente al informarse del pódium de su amigo.

 

Tras felicitarse mutuamente, y dar la enhorabuena a Rufina y su marido por su victoria, tomarían el oportunísimo chocolate con pasteles que ofrecía la organización, ambos disfrutando ya de esas agradables sensaciones post-carrera mientras esperaban el gran momento de César: el de subir a un cajón lustroso coronado por el favorito, Miguel Vera.

 

 

Rafa, con los corredores del Almagro Trotón

Y así, otra potencialmente anodina tarde-noche de otoño se convertía en una para el recuerdo. Buena experiencia. Ahora bien, como dice César, le debe un favor a Rafa por forzarle a recuperar la mirada del tigre.. ¿¿Cómo pensará cobrárselo?? …No te confíes potro!!

video:

Nos vemos en la próxima!!

 

0 comentarios

Deja un comentario

Archivos

Categorías

¡Suscríbete a nuestra NewsLetter!

Te mantendremos informado de todas la novedades, crónicas y noticias del PHI Grupo Polideportivo.

Pin It on Pinterest

Share This