Cicloturista Trofeo E. Lecrerc Memorial José Mena Galiana

03 de octubre de 2017

XII CICLOTURISTA TROFEO E.LECRERC MEMORIAL JOSÉ MENA GALIANA
(24-09-2017)

Trofeo Primer joven: Sergio Hidalgo

El pasado domingo se celebraba la XII edición del Trofeo E. Leclerc Memorial José Mena Galiana, prueba en la que, acompañado de su padre Isidro, destacaba nuestro joven amigo Sergio Hidalgo, actual ciclista infantil de 2º año del Club Ciclista Damiel durante la temporada federada, y hoy representante de nuestros colores, circunstancia que ya adelanta el proyecto que nuestro club ha puesto en marcha como equipo ciclista de cantera. Y es que Sergio resultaba premiado con motivo de ser el más joven de cuantos completaban esta carrera proyectada sobre unos 55 kilómetros no exentos de las dificultades propias de la modalidad de la BTT, a las que se sumaban el calor y el polvo que se levantaba en estos caminos manchegos cercanos a las tierras volcánicas de Calatrava.

La ruta se desarrollaba con normalidad, disfrutando todos de un extraordinario ambiente de ciclistas experimentados, así como buena parte de los ciclistas profesionales del club Fenavin, siendo sus directores Ramón y Mari Carmen quienes organizaban dicha prueba. En ella, el joven Hidalgo demostraba estar a la altura de sus ambiciones acoplándose en todo momento a los ritmos de su padre y del grupo Fenavin, que sería el conductor de la prueba desde el pelotón de cabeza desde el inicio.

Pero ésta no sería una fecha cualquiera, sino que llegaba con las connotaciones pasionales que levantaba para Isidro, el padre del chico. Y es que justo se cumplía un año que en la misma prueba ambos se ponían por primera vez juntos un dorsal en el frontal de sus bicicletas, llegando en los días posteriores la comunicación por parte de Sergio hacia su padre acerca del deseo de practicar un deporte tan duro y hermoso como es el ciclismo. Sin embargo, y pese a esta intención, que bien pudiera parecer la ilusión o capricho de un día divertido, tuvieron que pasar varios meses para que el padre del joven entendiera que éste iba en serio, y que realmente anhelaba practicar el ciclismo.

Recuerdo de aquel momento

Así pues, tal fue la insistencia de Sergio, que Isidro tuvo que ponerse manos a la obra para buscar un club en el cual pudieran acoger a su hijo, tarea difícil, puesto que en Ciudad Real no existe actualmente escuela ni equipo, exceptuando el Fenavin, que comienza en la categoría de juveniles. Parecía complejo, y lo sería más de lo esperado, ya que Isidro no comulgaba con la filosofía de cuantos clubes provinciales conocía, no entendiéndolos apropiados para su vástago. Pero cuando las posibilidades parecían limitarse, Isidro se encontraría definitivamente con un conjunto que sí reunía todas las características conceptuales deseables tanto en ideología como en educación, el Club Ciclista Daimiel, formado por profesionales que entienden el ciclismo desde dentro hacia fuera, puesto que todos los que componen el equipo técnico han sido, son y seguirán siendo ciclistas toda la vida, y de los de verdad; de los que defienden que no todo vale…

Padre e hijo no se cansarán de agradecer al Club Ciclista Daimiel su contribución en su pasaje el primer año y único posible, ya que son escuela y terminan su recorrido con la categoría de infantiles. Sergio comenzaba la temporada con algo de retraso, y con ello su entrenamiento, desarrollado todos los martes y los jueves en el Velodromo de Daimiel, enclave en el que va forjándose el hidalgo, y donde se coloca sus primeras botas con calas, y sufre sus primeras caídas.

7 carreras en competición le bastaban para ya conseguir un notable octavo puesto en Valdepeñas en su mejor carrera, donde, según su padre, aprendía a sufrir encima de una bicicleta. Un primer año de ilusión, esfuerzo y sacrificio que se cerraba en la ultima carrera disputada en Albacete el 16 de septiembre, donde de no haber sido por una desafortunada caída en las ultimas vueltas, Sergio hubiera terminado dentro del pelotón de los destacados, plenamente consolidado en la categoría.

Efectivamente, el pasado domingo para Isidro no resultaba una ruta más, sino el recuerdo y aniversario de un origen, seguramente un sueño vaporoso que ahora se empieza a cristalizar en un jovencísimo ciclista sin experiencia, aún por madurar y con mucho que aprender, pero con toda la ilusión, empeño y desde luego el apoyo de un padre orgulloso de que su hijo haya escogido la senda del deporte como estilo de vida. Nos vemos en la próxima!
.

0 comentarios

Deja un comentario

Archivos

Categorías

¡Suscríbete a nuestra NewsLetter!

Te mantendremos informado de todas la novedades, crónicas y noticias del PHI Grupo Polideportivo.

Pin It on Pinterest

Share This