Maratón Hamburgo

08 de mayo de 2014

MARATÓN DE HAMBURGO 
(4-5-2014)

Es un orgullo para el club relatar la aventura de nuestra segunda participación lejos de España, y más tratándose de un maratón. En concreto, nuestro compañero Bermejo se enfrentaría a los 42195 de Hamburgo, allá en Alemania, donde por quinta vez en su trayectoria saborearía las sensaciones de tan dura prueba deportiva.

Su preparación había sido muy buena, quizás la mejor hasta la fecha, según le indicaban los entrenos. Tres meses de puesta a punto específicos para afrontar una carrera en la que había puesto mucha ilusión debido a los lazos que le unen a ella (nuestra amiga Marian reside en aquella ciudad germana)

El jueves 01 de mayo, junto a la familia, Bermejo se ponía en camino para disfrutar de las jornadas previas con los amigos. Allí se encontraría con una ciudad muy bella que nos recomienda visitar.

Con la mente puesta en el maratón, el viernes salía 30 minutos a conocer los últimos kilómetros de la carrera junto a su amigo Thibaud, apreciando que la temperatura a las 9 de la mañana iba a ser muy baja (7ºC) en comparación con las temperaturas de preparación que tenemos nosotros en estas fechas, siempre más favorables.

Después marcharían a la feria del corredor para recoger dorsal y chip, donde ya se podía comprobar la seriedad y disciplina que ponen los alemanes en este tipo de eventos; claro, todo previo pago, ya que no regalan ni la camiseta.

Horas después, sólo quedaba disfrutar de la ciudad y esperar a que llegase el domingo de carrera.  La climatología era una preocupación en estos momentos, pues iba cambiando desde un estado muy agradable hasta un sábado en el que ya anunciaban lluvias débiles y temperaturas en descenso. Esta circunstancia hacía torcer el gesto a Bermejo. Y es que nuestro compañero se siente más a gusto con el calor moderado.

Así pues, llegaba la hora de la verdad, y el domingo en la salida ya se mojaba, tal y como se temía. Sin embargo, la ilusión era tan grande que tampoco le concedía mayor importancia ni a la lluvia ni al frío. Llegaba el pistoletazo de salida y, como suele ocurrir en estas carreras internacionales con tantos inscritos (unos 23 mil), tocaba sortear con dificultad a multitud de corredores. Posteriormente, Bermejo lograba coger el ritmo adecuado, pasando unos 5 kms bajo estas circunstancias.

 

Una vez asentado al ritmo previsto (en torno a 4.45 km), nuestro amigo se sentía muy cómodo, si bien es cierto que determinados lugares de paso, sobre todo la zona portuaria, se estrechaban demasiado, haciendo tapón incluso, con lo cual costaba bastante coger velocidad constante. No obstante, el ambiente en la calles era espectacular y Bermejo se animaba durante el recorrido, haciéndosele más llevaderas las dificultades y las bajas temperaturas.

Acercándose a la media maratón, (al tiempo de paso previsto de 1hora 42 minutos), como le había anunciado su amigo Thibaud, se entraba en una carretera de sierra-medio bosque, con mucho tobogán, y bastante pestosa a lo largo de unos 10 kilómetros. Ya para el km 28, Bermejo empezaba a acusar malas sensaciones en los cuádriceps, con mucha tensión, pero siendo consciente de que a partir del km 35 la carrera cambiaba de sentido e iba a ser más favorable, por lo que bajaba el ritmo e intentaba ajustarlo con el fin de esquivar una lesión. Sin embargo, con el paso de los kilómetros la situación iba a peor, haciéndole perder mucho tiempo.

Con la mente puesta en el km 37, donde le esperaba la familia y amigos, decidía frenar y parar unos instantes para realizar algunos ejercicios de estiramiento. A continuación, agua reparadora, beso y abrazo de todos ellos. Fenomenal para afrontar los últimos 5 kms.

Sobreponiéndose ligeramente (pues a esas alturas uno puede imaginar lo que te puedes reponer), su esperanza se fijaba en la alfombra roja que espera antes de cruzar la meta. Pero antes de todo eso, y a modo de “regalito”, le esperaban 700 metros de subida antes de afrontar el último kilómetro, donde podría por fin disfrutar y saborear el trabajo que llevaba realizando desde hace meses. Conquistaba así el Maratón de Hamburgo con un tiempo de 03:40:46. Un resultado lejos de sus posibilidades y de los planes iniciales, pero que debido a todas las circunstancias no le dejaban mal sabor de boca en absoluto, sino todo lo contrario tras ponerse una vez más a prueba. Y es que, según las propias palabras de Bermejo, hay que luchar mucho y bien para conseguir lo que se quiere. Siempre hay que contar con todas las incidencias que se nos puedan presentar y afrontarlas con cabeza y con mucho tesón. De todas las carreras aprendemos algo y ésta sobre todo le enseñaba a ser mucho más fuerte de cara a las venideras.

Ahora toca reponerse y pensar en las inminentes carreras defendiendo el escudo de GP, probablemente en la Media Maratón de Almagro, y por supuesto en el próximo maratón, que es la carrera que más le gusta y ama, porque según asegura: “creo que  me ha dado mucho y bueno de lo que soy como persona.” Toda una declaración de amor al Maratón. Enhorabuena campeón. Es un orgullo tenerte entre nuestras filas.

Nos vemos en la carretera. Nos vemos en la próxima!

0 comentarios

Deja un comentario

Archivos

Categorías

¡Suscríbete a nuestra NewsLetter!

Te mantendremos informado de todas la novedades, crónicas y noticias del PHI Grupo Polideportivo.

Pin It on Pinterest

Share This