Maratón de Sevilla 2022

20 de febrero de 2022

Sevilla sería el escenario ideal para el retorno maratoniano de 4 compañeros: José Antonio Bermejo (03:12:22), José Luis Ruda (04:04:23), Lourdes Sánchez (04:05:19) y Nuria Calero (04:06:12), más un debut sobresaliente, el de Fausti Fernández, con quien arrancamos el repaso, siendo hoy el primer corredor PHI Grupo Polideportivo en cruzar la línea de meta en un verdadero tiempazo para un estreno: 02:52:24. Como el resto de compañeros, el de Urda entendió hace meses que sería un gran recorrido personal el de preparar esta prueba, saboreando cada entrenamiento. Quizás le queda la sensación de haber cargado demasiado tras la reciente media maratón de Getafe, tomada también como algo más que un test, llegando pesado de cuadriceps, pero en todo caso hablamos de un enorme rendimiento que es mejor marca histórica del club en Master 45. Felicidades.

Por su parte, Bermejo lograba su medalla número 14 de maratón, si bien no vivía el mejor día en la distancia de Filípides, alejándole de mayores aspiraciones. No tenía las piernas en orden, y hubo de amoldarse al ritmo posible, decayendo la marcha con el kilometraje. Su esposa Lourdes nos hablaba del mucho calor al final. Marchaba con Nuria hasta el kilómetro 30, cuando la segunda sufría un percance con un calcetín y un soleo dolorido. Lourdes no podía detenerse, o ya no arrancaría, pero apenas se llevarían 2 minutos en meta. 4 horas y 5 minutos, mismo crono que en Atenas, pese a la dureza de aquella y lo llano de Sevilla, pero en Grecia estaba de dulce. Después de un parón tan largo obligado por temas profesionales, preparar un maratón, ya tuvo mérito, y no daba para más, sumado al calor.

Emocionada, Nuria había superado muchos obstáculos de todo tipo para conseguir una meta que le llenaba el rostro de lágrimas. Ella conoce su esfuerzo. Su lucha. Y muy feliz sentíamos también Ruda, para quien en 2021 «pasaron cosas de salud, tanto física y mental» que le habían dejado muy mermado y tocado, pero no perdía las ganas. Sólo quería dedicárselo y acabar bien, sin sufrir (aunque sabía que siempre se sufre en un maratón) y pudiendo llegar por su propio pie al hotel .Y llegó el día y se divirtió, feliz de la vida, fresco de cabeza y con una emoción que no podía explicar…. Llorando desde el 41k hasta meta y, aunque entre el 33 y 36 chocó con el muro, lograba saltarlo y acabar con una sonrisa de oreja a oreja. Esto es maratón. Enhorabuena. Nos vemos en la próxima!

0 comentarios

Deja un comentario

Archivos

¡Suscríbete a nuestra NewsLetter!

Te mantendremos informado de todas la novedades, crónicas y noticias del PHI Grupo Polideportivo.

Pin It on Pinterest

Share This