Nuria Calero

Corredora a Fondo

Si quiere, puede. Lo viene demostrando desde que luce la rosa con ese positivismo y alegría contagiosa que le caracterizan. Nuria Calero parece haber encontrado en este grupo una fuente constante de motivación y energía, necesitando el equipo, a su vez, de esta deportista capaz, tanto de insuflar ánimo, como de imprimir el mayor de los esfuerzos. Reconocida por los compañeros con uno de los premios PHI GP Evolution 2019, esta vivaz ciudadrealeña ha dado pasos de gigante durante sus años de rosa. Su empeño le ha conducido incluso al TOP 10 de la categoría en el exigente Circuito de Ciudad Real, sabiendo compaginar inteligentemente su pasión por el trail, en un ambiente que disfruta de manera muy particular, con unas carreras sobre asfalto que, aumentando en ritmo, cada temporada desarrolla con más y más solvencia. Y todo ello luciendo su magnífica sonrisa, otra seña de identidad de esta esposa e hija de deportistas, además de supermamá de dos peques que, muy probablemente, también lo sean, dados tan buenos ejemplos en casa.

 

Gracias por atendernos Nuria, casi cien pruebas con la rosa, ¿imaginabas que podrías engancharte de este modo?

Muy buenas😊 lo primero, gracias a ti por estar siempre ahí, de una manera u otra, no paras de mantenernos vivos: “haciendo equipo”, como para no atenderte, un auténtico placer.

¡¡¡ ¿Cien pruebas? !!!, lo leo y me cuesta creerlo. Sinceramente nunca lo hubiese imaginado, ya que me agobiaba participar en carreras y sentirme presionada, creía que no lo necesitaba (eso creía), evidentemente me equivoqué y a las pruebas me remito.

Socuéllamos fue mi primera carrera (27/10/2014) gracias a los pajarillos que me metió mi marido en la cabeza y Socuéllamos 2016 fue la que me vistió de rosa. Fue cruzar una meta, plantearme un reto, sin importar el tiempo sino sabiendo que lo importante era participar y llegar, y dar con el gusanillo que ya no hay quien me lo quite. ¿Vamos a por las 200…?

Por favor, háblanos de tus primeras experiencias como corredora.

Siempre me ha gustado el deporte en general, o más bien estar haciendo algo. Me encantaban las clases de educación física en el colegio y en el instituto, recuerdo a todas quejándose porque había que dar vueltas a la pista y a mi me encantaba. De hecho, era la parte que más me gustaba de los entrenamientos de fútbol, voleibol…

Con 15 años, junto a una amiguilla de la infancia, ya nos levantábamos temprano para ir a trotar o coger la bici. Después llegó la universidad y, aunque jugué al fútbol y le daba duro al spinning, perdí la rutina de correr, hasta llegar 15 años después a Ciudad Real. Ahí ya empecé con mis trotes vía verde para arriba y vía verde para abajo, a los cuales me acompañaba mi padre. Terminé apuntándome al club de corredores del gimnasio para motivarme y es donde empecé a coger rutina y, por fin, di con lo que necesitaba: el PHI.

 

Vamos hasta ese 2016, ¿cómo se produjo tu llegada a PHI Grupo Polideportivo?

Fueron cositas de mi padre. Al terminar el 10.000 de Socuéllamos (2016), comenzó a hablarme de un tal Rafa, que pertenecía al circuito, llevaba un gran club y te regalaba una camiseta, jejeje. Lo recuerdo perfectamente, yo con algo de dudas porque tenía 2 niños muy pequeños y no quería comprometerme a algo que no pudiese cumplir. Pero tener la posibilidad de compartir aquello con mi padre, me empujó. Así que me presentó al Capitán de ese equipo y me dijo, “tú corres cuándo y cómo quieras, no estás obligada a realizar todas las carreras, cualquier aportación, y en tu categoría, será importante” y esas fueron las palabras mágicas para que dijera que sí. No sentirme presionada, pero sí una pieza importante.

Imaginamos, pues, que tu padre es uno de tus grandes referentes deportivos. No ocultas tu pasión por él.

Mi padre…, me quedaría corta describiendo lo que siento por él, muy ORGULLOSA de ser su hija. Es la vida en persona, alegre, un derroche de energía y admirable como corredor. No falla en sus salidas, desprendiendo que las disfruta y las necesita. Si tiene alguna molestia jamás se queja ni pone mala cara, y en carrera no para de intentar superarse, competitivo con sus marcas, pero sonriendo y saludando por donde pasa a todos. Lo hace fácil. Y a mí me encantaba compartir esos domingos de carrera, hacerlo algo nuestro.

Imposible que no sea mi gran referente deportivo y de vida, porque siempre está ahí, es incondicional.

 

…Y tu marido, ¿qué papel juega en tu vida como corredora, siendo también un apasionado del deporte?

Fundamental, sin él esto no sería posible a nivel familiar, y aunque hago muchos encajes de bolillos para que mis entrenos o carreras no descuadren mucho a los demás, es inevitable. Sin embargo, el papel más importante que juega en este ámbito es su apoyo, su mirada de «lo vas a conseguir»: confianza, y como buen deportista sabe valorar el esfuerzo que hay detrás.

Es mi persona, la que admiro en todos los sentidos. He disfrutado muchísimo como espectadora en muchas de sus pruebas, me encantaba verlo competir, sobre todo en los triatlones de larga distancia. Era un lujo estar ahí y sentirte orgullosa de la persona que más quieres. Ver ese sobreesfuerzo me generaba envidia sana, de «yo también quiero». Al final, tener un buen ejemplo en casa, te motivas aún más.

Pero, sin duda, el poder compartir mis chascarrillos de entrenamientos, carreras, que se ponga las zapatillas de asfalto si se lo pido o preparar una ruta por el monte porque sabe que me encanta, dejarme mi espacio …una maravilla. Para mí, su apoyo y confianza son imprescindibles, y el compartir esta pasión. Lo hace perfecto.

Vamos a otro plano personal, ¿de dónde eres natural?, ¿a qué te dedicas profesionalmente?

Soy natural de Ciudad Real y andaluza de corazón, me encanta su gente, sus costumbres y me siento muy cómoda allí, quizás por mi forma de ser, y supongo que el haber estudiado, trabajado y tener un marido sevillano influye.

Soy Bióloga. Al terminar, hice mis pinitos en Edafología (suelos), dando prácticas a alumnos y trabajando en proyectos de investigación en la Universidad de Córdoba. Me veía quedándome allí, sentía pasión por aquello, pero finalmente me salió una oportunidad en Ciudad Real, más estable, y hasta el día de hoy, ejerciendo como Encargada del Área de Medioambiente de RSU.

 

Tu evolución ha sido notoria. De hecho, en 2019 el club te reconocía con el premio de finalista en la categoría EVOLUTION. ¿Te hizo especial ilusión?

Me hizo una ilusión tremenda, no me lo esperaba y me cogió de sorpresa. Soy muy consciente de que no paso desapercibida porque soy algo jaleosa, pero más de gallinero, porque lo que es en el ámbito deportivo me considero del montón, y que tus compañeros te elijan y te vean como alguien que ha evolucionado entre tanto figura… pues era y fue para emocionarse. Me siento inmensamente agradecida. Gracias compañeros.

Vaya año el 2019…el del club, y el tuyo propio, metiéndote como octava entre las diez mejores Máster 35 Femeninas del Circuito de Carreras de Ciudad Real, ¿creías poder alcanzar este TOP 10?

Lo del equipo fue IMPRESIONANTE, era una maravilla llegar a los previos y encontrarte con tus compañeros, ya hiciera frío o calor, con una sonrisa de buenos días, nervios, saludándonos, unos más tranquilos, otros más nerviosos, ¡¡¡EL EQUIPO TENÍA VIDA!!! y conforme avanzábamos carreras, más motivados se nos veía. Era el motor para no fallar ni una carrera, los puntos importaban aunque fueran pocos (puntos son), lo imprescindible era sumar y la energía que yo sentía era de ilusión, sin presión, lo hacíamos de corazón. Para mí han sido de las mejores sensaciones que he vivido con el equipo, todos remando en la misma dirección. Vaya Año para el Phi, no solo ganamos un reconocimiento, sino que ganamos algo más como equipo.

Y respecto a mi Top 10, ¡No!, no me esperaba alcanzar esa posición porque nunca fue mi objetivo, nunca pensé que pudiese ser una realidad, las atletas de la provincia de Ciudad Real tienen un nivel muy Top, nada popular, con lo cual no me veía entre ellas.

Los que me conocéis un poquillo sabéis que mi objetivo es disfrutar de este mundo; me gusta esforzarme, probarme y soy competitiva conmigo misma, que aunque sonría me esfuerzo, pero el ir buscando marcas no era el objetivo, busco el seguir ahí, carrera a carrera, entreno a entreno, no quedarme atrás para tener a gente con la que compartir entrenos y poder seguirles. Pero la principal causa es porque quiero que esto dure muchísimoooo, por ello, no me gusta mucho el subidón del ácido láctico 😉, me da miedo romperme, prefiero dejar algo en la recámara, y si puedo charlar un poquilllo con el compañero que lleve al lado, aunque no lo conozca de nada, mejor.

De todas formas, conforme fue avanzando el 2019 fui encontrando cada vez mejores sensaciones, fui dándome un puntito más e iba respondiendo, inevitablemente cuando vi que me acercaba a los primeros puestos, me dije: Nuria a pelearlo, y empecé a entrenar con algo más de conciencia y me gustaron los resultados y sentirme capaz.

 

Y en diciembre llegaba este gran título para el grupo, ¿cómo valoras esta conquista del Circuito de Carreras de Ciudad Real?

Pletórico. Orgásmico. Alcanzar la cima. Esa sensación de va llegando, lo vamos a conseguir pero hasta que no llega el momento y no se hace realidad, no le das rienda suelta a tus emociones…. Pufff fue alucinante, cómo nos animamos unos a otros en carrera, hasta el último componente del PHI, ahí estábamos para que entrara en meta, porque esto era de TODOS y la alegría colectiva es más bonita.

El equipo se lo merecía, fue humilde compitiendo, se lo puso difícil a los rivales y no era tarea fácil, quizás por eso fue tan emocionante. Y tengo que destacar que sin un líder (y se que no te gusta) como tú, Rafa, no hubiésemos conseguido nada de esto. Hay que saber liderar para que todos vayan a una y tú lo consigues.

Aterrizabas a finales de 2016, cuando el conjunto lograba meterse entre los tres mejores del Circuito. Ya era un equipo notable, pero, con el paso de las temporadas, ¿pensabas que podría llegar más alto, o que estaba tocando techo?

Sabía que era un gran equipo, me lo hizo saber mi padre, sabía que tenía a gente muy buena y un gran objetivo, superarse, pero no pensaba en si llegaría a subir a lo más alto o estaba tocando techo, no pensaba en esas cosas. Me importaba el estar a gusto en el equipo, pero claro, no sabía yo con quien había firmado, y de ello me di cuenta a finales del año siguiente, cuando empecé a ver la dinámica del Circuito y de los cracks que tenía como compañeros.

 

A tu juicio, ¿cuáles serían las claves de esta conquista del campeonato?

Creo recordar que te lo he dicho en más de una ocasión: el COMPAÑERISMO con mayúsculas, el estar a lo que tenemos que estar, sin distracciones de habladurías y polémicas, competir de una manera sana, sentirse arropado por los compañeros, el saber que todos somos igual de importantes para el equipo, una piña, y eso se siente.

Y los post que juegan un papel fundamental, ese ambiente ya relajado con la carrera finiquitada, son una herramienta fantástica para sociabilizar, conocernos más y crear ilusión para la próxima cita.

Si estás en un sitio a gusto, te quedas, y la gente dará su mejor versión, haya que esforzarse, sacrificarse o lo que toque. Sarna con gusto no pica.

El Premio del Excmo. Ayuntamiento de Ciudad Real, como Mejor Club del año, entre tantos y tantos deportes, imagino que también te llena de orgullo como ciudadrealeña. ¿Crees que ha sido un reconocimiento especialmente bien recibido, por lo mucho que significa más allá de los éxitos en competición?

Totalmente, un grupo de corredores populares que sea reconocido por su esfuerzo y tesón, darnos a conocer un poquito más allá de nuestro círculo y podamos servir de ejemplo a todas las generaciones que vienen pisándonos los talones.

Cualquiera diría que, efectivamente, eres una persona extrovertida. Más allá de tu impresionante contribución competitiva en el torneo, ¿sientes que también juegas un papel importante en el plano anímico del grupo?

No sé, yo no lo siento, considero que soy una pieza más del puzzle, si hay que estar en un plano pues sí, me quedo en el anímico, pero puede ser un arma de doble filo, o caes bien o caes mal, pero bueno, soy de las que pienso que hay que caer.  Me gusta llegar a un sitio y estar alegre, disfrutar del momento, estar y saber dónde quiero estar, valorar los momentos, por lo que intento no sacar los problemas a la calle, y si finalmente se transmite algo de ello, pues doble alegría. Es que llevo muy mal sentirme mal, estar triste, algo en mí no me lo permite y me regaño a mí misma si es así.

¿Qué te aporta este equipo? Porque una vez se empieza, el continuar varios años en una afición, debe ser por alguna muy buena razón.

Un sentimiento. El sentimiento de equipo. El sentir que formo parte de algo, el respeto y muchas muchas muchas personas muy geniales y que me aportan. Un conjunto. Motivación. El pertenecer al equipo me motiva a entrenar, me da vidilla e ir a las carreras y encontrarme a personas que comparten esta pasión igual que yo, una locura compartida.

También siento que le debo algo al equipo, y por ejemplo, cuando me flaquean las fuerzas en carrera, me digo «vamos Nuri dale otro puntito al club» (soy muy de hablarme), o en los retos que estamos realizando en este raro año, pienso en vosotros y en enseñaros el CronoStop, sea cual sea, lo importante es participar y estar….. Fíjate si me aporta el equipo.

¡Y cuánto disfrutas también en el campo!…has participado en la mayoría de trails de nuestra zona, ¿qué sientes en este tipo de pruebas?

Buah!!, ese es ya otro nivel de disfrute, me lo paso como una enana, me siento libre, me siento como una chiquilla, y no solo son maravillosos los parajes que te rodean, sino me gusta ese tira y afloja, los cambios de terreno, y que si una subidita es dura y maldices a toda alma viviente, luego te llega una bajada que hace que te de un subidón de adrenalina. ¿Ves? Como una niña correteando por el campo.  Además el Trail me ha hecho conocer a otro tipo de personalidades que quizás no te encuentras en el asfalto. Es distinto.

También has animado a más compañeros a probar el Trail, algunos muy “asfalteros” ya hemos incorporado estas pruebas a nuestro calendario, con un enfoque diferente, de sumar kilómetros de manera diferente, y con ganas de compartir la mañana con los amigos, ¿se trata también de eso, o sobre todo de eso?

Por supuesto que se trata de eso. No me gusta quedarme con lo bueno solo para mí, me gusta compartirlo y disfruto tanto en el campo, que creo que a todos les va a pasar lo mismo si lo prueban. Pero bueno, entiendo que a los que le gusten pegarle a la zapatilla no les mole tanto este terreno, pues hay tramos que no se puede correr, es otro rollo. Pero es importante cambiar el chip y valorar otros aspectos, ¿por qué no?.

 

No se te resiste nada. En 2020 llegó tu debut en maratón, imaginamos que esa meta, en Sevilla, no fue una más. ¿Cómo recuerdas esta experiencia?

Ayyyy mi Anita, ella es la culpable, nos calentamos un diita hablando con los Runin926 y zas!!! En un plis estábamos inscritas, ello junto a un marido, que me decía que estaba preparada, que era el momento. La prueba se disputaba en su Sevilla, vamos que me tocó las palmas y lo vi claro. Y si yo lo veo, lo hago.

Dicen que “Disfrutar del proceso es tan importante como llegar a la meta”. Eso es lo que me pasó a mí. La preparación la hice a conciencia, saboreando cada entreno, era lo que tocaba y me levantaba con ganas de mirar el calendario para ver que me tocaba hacer. Nunca antes había entrenado específico para ninguna carrera, soy un poquito más un pollo sin cabeza, pero aquí no, no me salté ni un entreno y así fue la victoria: apoteósica, por la puerta grande. Una sensación jamás sentida. Me sentí muy orgullosa de mí misma, el haberla terminado en tiempo y con buenas sensaciones, ¡sentía que podía seguir corriendo!, no dejé de sonreír en los 42.195m.

Tuve la suerte de rodearme de muy buena gente en la preparación, que se apuntaban a cualquier tirada por larga que fuera, recibí cientos de mensajes con apoyo y consejos de muchos rosas, y durante el maratón pude sentir el apoyo de mi familia, mi marido, mi suegra y mis niños de espectadores, vivirlo junto a Ana y el adorable Negri, que los 3 compañeros Rosas cruzáramos la meta fue brutal. Todo en conjunto fue una fiesta, no fue solo una carrera.

A la vista está, por resultados y aspecto, que eres una persona que se cuida de manera integral, ¿tienes alguna rutina de ejercicios más allá de las zapatillas de correr, o un plan especial de nutrición?

En el ámbito nutricional me gusta comer de todo, por suerte, me encantan las verduras y las frutas y todo lo integral, pero no me privo de nada, soy muy comilona, y las cervecitas y el picoteo me pierden. Pero por suerte el deporte me mantiene a raya, no siempre un peso deseable, pero no es una prioridad para mí, jamás me peso, prefiero sentirme cómoda, ágil, fuerte y con energía, y si ocurre lo contrario, es cuando tomo medidas, pero me dura poco.

Rutina como tal no tengo, pero no hay día que no haga algo, si no salgo a correr, hago un entrenamiento de fuerza en casa o un total body o un hiit, andar… Antes del confinamiento, además de fuerza o dar alguna brazada en el agua, me gustaba mucho ir a spinning, la música, subir pulsaciones y estar rodeado de otros era muy motivador. En fin, son tiempos para adaptarse y yo me estoy adaptando muy bien.

Y como corredora, ¿sigues algún tipo de planificación específica, o más bien entrenas por sensaciones propias?

No tengo plan, más bien tengo los planes de otros. Por ejemplo, si mis hijos entrenan a las 15h, pues picoteo algo en el trabajo y salgo a esa horita; si a Ruda le tocan series o una tiradita larga, pues le acompaño; si Ricardo quiere trotar y charlar, pues nos vamos, aunque si veo un reto a corto plazo, intento hacer algo que yo creo que me vendría bien, pero siempre voy a sensaciones, si mi cuerpo responde intento apretarme y si no, intento disfrutar de ese ratito para mí.

Todo el plano deportivo sería insostenible sin el apoyo de la familia, ya hablamos un poco de tu padre y marido. Pero, aun así, imaginamos que las dificultades son muchas con dos pequeños, el trabajo y el resto de obligaciones, ¿cómo encajas todo? .

Con mucha fuerza de voluntad. De todas formas, no soporto la pereza y prefiero sacrificar una siesta o un ratito de sofá por salir a correr. Los horarios de los niños como he mencionado, en ocasiones, lo complican bastante. Mi marido está ahí cada vez que lo necesito, hace todos los cambios que tenga que hacer, pero surgen imprevistos laborales y no siempre se puede, y es ahí cuando intento tirar de mis padres, pero, aun así, no me gusta depender de los demás. Así que, si puedo encajar mis salidas a correr con las extraescolares de los peques, las encajo, también te digo, muchas veces me hace mejorar porque no llego a recogerlos y tengo que esprintar.

Y mis hijos me lo ponen muy fácil, si los tengo que dejar unos minutos antes del entreno en la puerta o decirles que quizás me retraso un poquito, que me esperen dentro hasta que yo llegue, ellos me responden con un ¡Vale Mami! y me reciben con ¿cuántos km has hecho? ¿se te ha dado bien? Me gusta que lo tengan tan normalizado. Son geniales.

Compleja pregunta, pero la queremos formular ¿es más difícil practicar deporte como mujer? ¿sientes que en este ámbito se dan pasos hacia una igualdad real?

Sí que es complicada. Por un lado, porque yo nunca me he sentido discriminada, o no he querido prestar atención a ello y me he centrado en hacer lo que yo realmente he querido, jamás he sentido que por ser mujer no puedo, no me importaba estar en una minoría. Las dificultades las encuentro en entrenar sola a ciertas horas, por ciertos caminos, etc… ese temor, por valiente que a veces una quiera ser, está.

Respecto a la igualdad, si considero que se están dando pasos y hacia adelante, aunque no tan rápido como debería. La sociedad necesita su tiempo para ir adaptándose desde las viejas costumbres. Está cambiando pero veo que lleva su tiempo, somos las propias mujeres las que considero que nos lo tenemos que creer de verdad, pisar con fuerza, seguridad y determinación, creer en ello hará que funcione.

Las mujeres seguimos llevando mucho peso en el ámbito familiar y en el hogar y muchas veces nos sentimos culpables si lo dejamos de lado, por lo que creo que se prefiere sacrificar el ocio o el deporte diciendo “Es que no tengo tiempo”. Y si lo hay, me encantaría que todas se quitaran esa mochila, por probar, cualquier deporte, cualquier actividad, porque una vez que se prueba quizás ya no lo dejen, lo hemos comprobado muchas. Correr no deja de ser un deporte individual (sin sexo), solo tienes que demostrarte a ti misma que eres capaz, y por eso veo este deporte una magnífica herramienta para que esas mujeres que aún dudan, se animen, encuentren su mejor versión, la más fuerte, esa que te sube la autoestima.
De todas formas es una maravilla ver a tantas mujeres corriendo en el Circuito y no tanto en los vestuarios, que se colapsan, jeje.

 

¿Cuáles dirías que son tus puntos fuertes como deportista?

Constancia y fuerza de voluntad, si me propongo algo tengo que hacerlo, y el aspecto que más podría destacar sería el saber disfrutar de ello, siempre con los pies en la tierra para que el deporte me acompañe hasta el final.

¿Qué aspectos te gustaría mejorar como corredora?

La técnica y la velocidad. No parecer una globera. Creérmelo más.

¿Tienes algún gran recuerdo que destaque por encima de todos con la rosa?

Sin duda ser los campeones, pero no por el triunfo en sí, sino por todo el recorrido que tuvimos hasta llegar ahí, todo el esfuerzo y pasión que le puso cada uno de los compañeros y verlo hecho realidad en forma de trofeo. Esa carrera de Daimiel es inolvidable.

¿Te ha tocado vivir algún momento particularmente difícil en este deporte?

Tengo la suerte de no haberlo vivido. Algún bachecillo en forma de lesión, pero han sido leves, nada que no se pueda superar con osteópata y descanso, ni siquiera en carrera, excepto la Media Maratón de Puertollano 2019. No me levanté muy bien anímicamente y dio la cara en carrera, lo pasé muy mal inexplicablemente, quería terminar como sea para dedicárselo a mi hijo, fue una sensación malísima, eterna y aún así tengo un maravilloso recuerdo. Recibí muchísimo cariño de mis compañeros, Lourdes, Fátima, Barry, nuestra querida Jose…..cuánto acogedor abrazo. Gracias.

Sin duda, la pandemia está siendo uno de estos momentos duros. ¿Cómo viviste el confinamiento, las restricciones…?

Bien, llevábamos tiempo escuchando que iba a pasar y es que cuando el río suena, agua lleva. Al principio sentía mucha curiosidad, quizás la bióloga que llevo dentro me hacía leer y leer sobre ello, y cuando llegó el momento de confinarnos, no me pilló de sorpresa, aunque todo pareciese de película de ciencia ficción. Mi familia y yo nos adaptamos fenomenal, cogimos rutinas, madrugar, teletrabajar, tareas de colegio, todos-todos los días hacíamos algún circuito, alguna tabla de ejercicios, alguna actividad que nos mantuviera activos a adultos y niños… por lo que fenomenal.

Intenté correr en el patio, subir y bajar escaleras, pero poco a poco me di cuenta que no iba a ninguna parte, que prefería hacer otro tipo de entrenamiento: comba, saltos, burpees, hiit, fuerza (hay millones de alternativas) y como no pensaba a largo plazo, sino vivir el día a día, no me agobié, sabía que esto era temporal y no pasaba nada por no poder salir a correr, ya llegaría el momento, y así fue, con medidas pero llegó.

Eres una persona con un enfoque muy positivo. ¿También de estos tiempos se pueden sacar lecturas en este sentido?

Sí, todo tiene su lado positivo, es cuestión de perspectiva. Ante ciertas circunstancias, cuando no puedes cambiar la situación, hay que saber resignarse e ir hacia adelante. No se trata de conformarse, se trata de valorar lo que Sí se tiene, de aceptar y sacar el lado positivo, ya que el negativo es más fácil y si lo dejas divagar a sus anchas, es difícil pararlo.
Quizás del confinamiento he aprendido que si me siento un ratito en el sofá, sienta hasta bien, bajar el ritmo, pero si soy sincera, no creo que esto tampoco dure.

 
¿Qué objetivos te planteas a medio plazo?

Seguir al pie del cañón. No me planteo retos ni a medio ni a largo plazo respecto a eventos y carreras mientras dure esta situación, pues este añito ha demostrado que es mejor ser pacientes y cuando las aguas se calmen ya veremos.
Como he dicho anteriormente, cuando me planteo algo, lo hago y si no, me frustro, por lo que prefiero ir despacito en tiempos de Covid; queda mucha vida que disfrutar.

Pero mientras tanto, hay que darle vidilla al cuerpo, ya no por salud física sino por salud mental, y oye! los retos PHI nos tienen llenitos de actividad y se me van planteando como objetivos reales y alcanzables. Ha sido una grandiosa idea, además de mantener a los compañeros conectados.

Más allá del deporte, ¿qué aficiones ocupan tu tiempo de ocio disponible?

Estar con la familia, con mis hijos, llevarlos a hacer algo, si no aguanto el sofá para mí, tampoco lo soporto para ellos. Viajar a solas con mi marido, otras veces toda la familia, con mis amigas…Me apasiona leer, quedarme inmersa en una historia. Y estar con los amigos, una afición que hay que cuidar. Quien tiene un amigo, tiene un tesoro.

¿Sientes especial admiración por algún deportista o personaje concreto?

No, nunca la he tenido hacia alguien “conocido/famoso”. Admiro más a las personas de mi entorno, de las que conozco sus verdaderas historias, las que muestran fortaleza y sensibilidad a partes iguales, las que se crecen ante las adversidades, Me gusta quedarme con lo mejor de cada uno.

Un deseo para el equipo. ¿Qué le pides al futuro de PHI Grupo Polideportivo?

Que el SENTIMIENTO ROSA no se acabe, siga tan unido y proyectando PASIÓN, tanto si hay buenos o malos momentos.

Gracias. Con gente como tú, estaremos más cerca de mantener esa llama viva por muchos años.

Pin It on Pinterest

Share This