Talajara B-PRO BIKE SUPERMARATÓN 2016

02 de octubre de 2016

TALAJARA B-PROBIKE SUPERMARATÓN 2016
(02-10-2016)


Quince días después de la Titán de La Mancha, poníamos rumbo a tierras extremeñas para participar en la Talajara B-PRO bike súper maratón, una prueba 100% ciclable, 92% caminos de tierra,8% carretera. 121 Km con un desnivel acumulado de subida de 1476 metros.

En principio la cosa parecía fácil, aun así, el cupo de posibles participantes del club se redujo a dos, Joaquín García David y el que les escribe, Ramón Loro Cambronero, quienes querían terminar la temporada con una última ruta maratón. Las características de ronda, rodadora con poco desnivel, y el momento de forma en que llegábamos, nos hacían pensar que sería una prueba para disputarla  a tope, pero desgraciadamente, las cosas no siempre salen como se tiene pensado.

Con todo preparado, y perfectamente organizado, el viernes se presentó un nuevo compañero de viaje, una gastroenteritis aguda que me acompañaría antes, durante y después de la ruta, haciéndonos cambiar el objetivo del fin de semana que a la postre no sería otro que acabar con dignidad el reto.

Comenzar una ruta de 120Km con tan solo una manzanilla en el estómago no es lo más recomendable en estos casos, pero puestos a saltarme tópicos, como hacer una buena carga de hidratos tres días antes, o tener una buena hidratación previa, pues uno más tampoco importaba. Intenté ser optimista y confiar en que la buena preparación que llevaba no se hubiera ido también por el wáter junto a los hidratos y las sales, además, contaba con dos grandes aliados, mi cabeza, ésa que tantas veces ha flaqueado pero que ese día estaba conmigo, y mi compañero de ruta, Joaquín García David, que decidió sacrificar su seguro tiempazo por quedarse a mi lado durante todo el trayecto.

La prueba tiene poca historia, salida a las 9 de la mañana y ritmo endiablado los primeros 55 km. Lo mejor de este tramo, el paso por la vía verde de la jara, que sin ser estas fechas la mejor para disfrutar de su belleza, es un recorrido muy chulo, con el paso por los viaductos y túneles que el tiempo ha dejado en desuso para el tren pero son un encanto poder recorrerlos en bici.

Hasta ahí podríamos decir que no se dio muy mal, quizás iba frenando a Joaquín, pero la media era alta, y me desenvolvía en un terreno favorable con lo que mis carencias se disimulaban un poco. En poco más de dos horas  nos presentamos en el 2º avituallamiento, en el km 55, lo cual dice mucho del alto ritmo que habíamos llevado hasta el momento, lo malo es que  a partir de ahí, y durante los próximos 30 km, se concentraban los mas duros tramos de subida, con fuertes desniveles y rápidas bajadas, haciendo que la diferencia de ritmo entre Joaquín y yo fuera cada vez más notable. Por fin el avituallamiento de Buenasbodas en el km 70, repongo un poco de líquido y un spedifeen me aplaca la fiebre que había aparecido unos km antes.

Si mi carrera era un suplicio por la falta de fuerzas, la de Joaquín era lo mismo por todo lo contrario. Si en el llano se controlaba  un poco, era en las subidas donde daba rienda suelta a todo su poderío físico, adelantando corredores como si la meta estuviera en lo alto de las cimas, lo malo, es que una vez allí, se paraba y decidía esperarme, cosa que sucedió en varias ocasiones hasta que por fin dejamos atrás la zona más montañosa.

En el Km 93 hay otro punto destacable en la ruta, llegamos a Alcaudete de la Jara, lugar en el que se juntan la dos rutas, la corta de 80km y la larga de 120, y además  porque en el avituallamiento nos tienen preparadas unas estupendas migas, que no es lo que más apetece en ese momento pero se agradece el detalle. Joaquín, siempre preocupado por mi salud, no para de estar encima para que coma y me hidrate, pero cuando no te entra nada no hay manera, dejamos el tapercillo de migas a medio comer y emprendemos la marcha hacia Talavera. Nos quedan poco más de 25 km para meta, y enseguida vemos cómo cambia el panorama. Lo que hasta hace poco era un rodar casi en solitario, de pronto estamos inmersos en un pelotón de lo más variado, muchos de ellos participantes de la prueba corta, donde el nivel es más flojo. Unos pequeños toboganes que exprimen lo poco que te queda en las piernas, y nos presentamos en Talavera después de 6 horas 40 minutos, a 18 km hora de velocidad media.

Esta vez podemos decir que la batalla ha quedado en tablas, ni la prueba ha podido con nosotros, ni nosotros hemos doblegado a la prueba, pero queda ya marcada en el calendario para volver con mejor forma y disfrutarla como es debido. Nos vemos en la próxima!

0 comentarios

Deja un comentario

Archivos

Categorías

¡Suscríbete a nuestra NewsLetter!

Te mantendremos informado de todas la novedades, crónicas y noticias del PHI Grupo Polideportivo.

Pin It on Pinterest

Share This